Diario de a bordo CIV

30 09 2010

Cada vez hacía más frío. No es que fuese un frío glacial pero podíamos notar el brusco cambio de temperatura en nuestros huesos. En poco más de una semana habíamos dejado atrás el calor tropical de Elbaf y nos dirigíamos al extremo meridional del hemisferio, al sur del Octavo Mar.

Para empeorar las cosas, las nubes que se acumulaban por la región descargaban agua constantemente. Al principio no eran más que gotas sueltas pero ya se estaban convirtiendo en auténticos aguaceros. Por si no teníamos bastante con el repentino frío ahora teníamos que aguantar la lluvia.

En la medida de lo posible todavía se podía maniobrar con relativa seguridad. A pesar de que la mar se volvía más brava con cada milla que avanzábamos, aún conseguía mantener la nave bajo control. Todo aquello solo empeoraría a medida que nos acercásemos a Endsville, de modo que decidí informar a mi tripulación mientras aún tenía las cosas bajo control.

Durante un par de jornadas impartí un apresurado curso sobre los aparejos del barco, el velamen de cada mástil y los nudos a emplear en cada situación con el objetivo de que supieran reaccionar cuanto antes si la situación en la cubierta se volvía complicada. Para mi sorpresa, Caos resultó ser todo un experto en cabuyería, así que podía estar tranquilo de que las cosas en la cubierta no cayesen por la borda cuando el oleaje nos zarandeara, siempre y cuando el vaivén del barco no lo dejase indispuesto. Aunque lo que más me preocupaba era el velamen.

No dudaba de que Vircof y Txus podrían encargarse de los aparejos correspondientes a ambos lados de los mástiles, pero todavía no reaccionaban con rapidez y tardaban mucho en plegar las velas. Además, constantemente se confundían con el mecanismo de despliegue del spinnaker que instalé en Fantom Town. Comenzaba a pensar de que hubiese sido un gasto innecesario. Tampoco sería mala idea desmontarlo para que no se liaran con tanto cabo, o por lo menos retirar la tela para que no se soltase en mitad de una tormenta.

Cada vez que oteaba el horizonte y contemplaba la tormenta que se avecinaba tenía más claro la razón por la cual los laboratorios se habían construido allí. Endsville no era más que un despoblado peñón en una de las regiones más inhóspitas del Octavo Mar. En aquel miserable pedazo de roca no crecía ninguna planta ni habitaba ningún animal. Entonces, ¿por qué ése interés en convertirlo en un enclave de la Autoridad? La respuesta era sencilla: nadie se atrevería a acercarse a ése lugar, lo que lo convertía en el sitio idóneo donde llevar a cabo labores de investigación y experimentos secretos lejos de miradas indiscretas.

Mientras la tripulación practicaba, bajé a la bodega y me acerqué a la trampilla que se encontraba oculta bajo unos sacos de cereal. En el almacén inferior, prácticamente a ras de la quilla tenía guardado un cofre. Era lo único que había allí abajo, de hecho era lo único que cabía allí abajo, y era el motivo por el cual la Autoridad me perseguía. En su interior había encontrado casi todo lo que me hacía falta en los momentos más desesperados: doblones cuando no tenía dinero, balas huecas cuando unos galeones me daban alcance, y casi todas las cartas de navegación y libros que tenía en mi camarote cuando no sabía que rumbo seguir.

El frío en aquella habitación era mucho más intenso que en el exterior. El frío parecía brotar del propio cofre y de la profunda oscuridad de su interior, aunque ignoraba cómo era aquello posible. Sabía que estaba relacionado con lo que estaba buscando y acabaría dándome respuestas. Y ahora debía devolvérselo a la Autoridad.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: