Diario de a bordo XCIII

2 05 2010

“¿Cuánto tiempo llevas despierto?” Le grité sorprendido.

“Desde que te hacías pasar por comediante y dijiste que yo era vuestro representante. Tus golpecitos me despertaron.” Dijo sin inmutarse mientras pasaba por encima de nosotros.

“¿Y cuándo pensabas decírnoslo?” Farfulló Txus desde el suelo al tiempo que Vircof intentaba cortar sus ataduras.

Txus no se giró para responder. Avanzaba dando grandes pasos a lo largo de la sala. Sus ojos fijos en la niña que había al fondo. En cuatro zancadas alcanzó a Ibis en medio de la sala, quien intentaba frenarle con los brazos abiertos a pesar de su reducida estatura.

“¡Alto! No sigáis avanzando si no queréis que la Autor…” De un manotazo, Caos empujó al obispo y lo lanzó hacia un lado sin detenerse ni por un segundo.

De nuevo Caos estaba irreconocible y no se parecía en nada al tranquilo y sosegado coloso que recordaba. No era la primera vez que le notaba así de tenso. Antes, tanto en el duelo que nos lanzó al intentar cruzar el puente colgante que custodiaba y, más tarde, en su precipitado combate contra los campesinos colosos, Caos ya había dejado claro que era muy capaz de plantarse ante un enemigo sin titubear y actuar violentamente. Pero esta vez la situación era completamente diferente. Su enemigo no era un reducido grupo de forasteros humanos o un par de colosos rurales. Esta vez era una niña de diez años.

“¡Caos!” Eché a correr tras él. Por mucho que los mandatos de la reina consentida de la isla de Elbaf hubiesen perjudicado a Caos, lo que él tenía intención de hacer no dejaba de ser un asesinato.

Las gentes de Elbaf, su ejército, no nos dejarían escapar de la isla con vida si nos encontraban al lado del cadáver de su joven emperatriz y la propia Autoridad no tendría motivos para darnos caza discretamente, aprovecharían la euforia del momento para ganarse a los colosos y terminar de conquistarles. Tenía que detener a Caos antes de que cometiera un error irreparable. No necesitaba a otro asesino en mi tripulación.

“¡Pagarás muy caro lo que suceda aquí esta noche, chico!” Me gritó Ibis cuando pasé por su lado. El viejo obispo se cubría la cara intentando ocultar el golpe que le había propinado Caos.

“Escúchame, miserable rata.” Le solté agarrándole de su estúpida sotana con mi único brazo. “Para empezar nada de esto habría pasado si la Autoridad no hubiese metido sus narices en esta isla.”

“Te preocupas demasiado por estos bárbaros. Gracias a la intervención de la Autoridad su absurda guerra ha desaparecido.” Todavía tuvo el valor de responderme.

“¿Bárbaros? A pesar de la guerra que libraban, ninguno de estos bárbaros exterminó nunca a ninguno de sus rivales. Los Benalitas fueron masacrados gracias a los consejos de un bárbaro de la Autoridad.” Solté su sotana dejándole caer al suelo para abrir la palma de mi mano y dejar salir una de las dagas que me guardaba. Algo aleteó en la oscuridad por lo alto de la sala.

“Fue un malentendido…” Admitió Ibis amedrentado. Sabía que, a pesar de su desaforado interés, la Autoridad no habría ordenado el genocidio del clan Benalita expresamente.

“Mira a dónde nos llevan tus malentendidos.” Clavé mi daga tan fuerte como pude contra el suelo, agarrando un buen puñado de tela de su sotana. Si conseguía detener a Caos ya me ocuparía de Ibis más tarde.

Entre tanto, Caos había crecido hasta alcanzar una altura que desconocía en él y forcejeaba con la emperatriz, a quien tenía sujeta del brazo para evitar que huyera.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

2 05 2010
Vircof

Mmmm… Caos forcejeando con una niñita. Si fuera el Caos real, todos sabemos como acabaria eso xDDD.

3 05 2010
fangorn87

Jejejeje… pensaba acabar con esta aventura antes, pero como al final se me van ocurriendo más cosas, cuando llegó el momento de que Caos tomase a la emperatriz como rehén, no pude evitar hacer referencia a eso…
… de todas maneras procurad no leerlo desde esa perspectiva porque se os chafará el final épico que tiene.

8 05 2010
Jesús T. "chusetto"

Ve una niñita y se crece… xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: