Diario de a bordo LXXXVII

24 02 2010

Caminamos atravesando la sala, acercándonos al trono, convencidos de que éramos los únicos en la sala a aquellas horas. Era demasiado suponer. Maldita sea. Parecíamos bobos.

Nos habíamos infiltrado en la principal base militar de Elbaf aprovechando la distracción de una guardia, que seguro que no habría abandonado su puesto de no ser por una razón seria. No hacía ni una hora que por poco éramos descubiertos después de que dieran la voz de alarma, seguro que por una causa similar. Y ahora recorríamos el salón imperial por el mismísimo medio, sin ocultarnos y sin tener nada alrededor donde poder cubrirnos en caso de necesitarlo.

Mierda. Debíamos habernos escondido tras las primeras columnas y haber avanzado por los laterales de la sala aprovechando las sombras en vez de caminar al descubierto. La habíamos cagado por un error de principiantes y ahora, tras tanto sigilo y cautela, teníamos que hacerle frente a dos colosas contra las que no teníamos ninguna oportunidad de vencer. Si nos demorábamos mucho más tiempo en la sala, seguro que tarde o temprano aparecerían algunas de las soldados que Vircof vio al asomarse por el patio, llegarían hasta allí arriba y entonces no serían sólo dos colosas a quienes deberíamos derrotar sino a todo un ejército.

La discreta incursión nocturna que habíamos planeado se acaba de convertir en una ratonera de la que no teníamos escapatoria.

“¡Sorpresa!” Gritó Caos recuperando su tamaño real y golpeando los brazos de Fa’adiya obligándola a soltar las hachas que agitaba contra nosotros.

Fa’adiya detuvo su avance, claramente asustada, de modo que Caos la agarró de las muñecas y empezaron a forcejear. En aquél instante la única ventaja que podíamos aprovechar tras ser descubiertos era la de un ataque sorpresa. Y Caos lo sabía. Era muy posible que no saliéramos victoriosos de modo que pillarlas desprevenidas sería nuestra mejor opción.

Reaccionando tan rápido como pude intenté sacara la alabarda de mi interior, pero con un solo brazo no me estaba resultando útil. Txus, viendo mis lamentosos esfuerzos, me empujó hacia la columna más cercana.

“¡Busca a la emperatriz y tráela aquí!” Me gritó. “No podremos contenerlas mucho tiempo.”

Sonaba como un plan mejor que el mío. La idea de ver cómo barrían el suelo con nosotros no era nada alentadora y, en mis condiciones, lo único que haría sería dificultar los movimientos de todos. Así que me hice a un lado y avancé hacia el trono.

La compañera de Fa’adiya, Oo’kina’h, tardó más tiempo en reaccionar, aunque también echó a correr en nuestra dirección con cierta cautela. Parecía temer que fuéramos a crecer del mismo modo que Caos. Txus desenvainó su florete y se dividió en dos, seguramente con la intención de tantear a la colosa antes de decidirse por una estrategia de ataque. Vircof en cambio, más impulsivo que Txus, alzó su espada claymore y se apresuró en dirección a la colosa.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

25 02 2010
Vircof

No se porque, pero algo me dice que el ataque suicida del artillero no terminará muy bien para él xD.

25 02 2010
Maese Fangorn

Si. Aún tengo que pulir más las personalidades de los personajes.
Ahora mismo, parece que el médico es el tipo serio que está siempre enfadado, el guerrero es el cachas silencioso pero con corazón, el artillero es el pueblerino al que todo le resulta nuevo y actúa como un niño pequeño, y el capitán no es más que un tío que pasa por allí y se queda mirando que sucede a su alrededor sin hacer nada útil.
Imagino que a medida que avance la historia podré profuncizar más en cada personaje aunque si siguen apareciendo extras no se cuándo podré ponerme a ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: