Diario de a bordo LXXXV

8 02 2010

“¡Venga!” Insistió Txus. “Tu amigo ha encontrado una vía libre.” Lentamente me puse en movimiento.

Ibis Geth estaba justo al otro lado. Negociando. Como si las creencias de las colosas presentes en la sala fueran objetos intercambiables. Las estaba convenciendo con argumentos tan infantiles como que su dios era más fuerte que todos los otros juntos. Creía que la Autoridad tenía métodos más sofisticados de persuasión. Lo que Geth estaba haciendo se parecía más bien a resolver una trifulca de niños pequeños.

Seguí a Txus hacia las escaleras y subimos los peldaños hasta aparecer en un patio con una gigantesca fuente. La fuente circular no tenía ningún ornamento y burdamente intentaba representar una colosa derramando el agua de un jarrón. En el suelo sobre el que se apoyaba la estatua, brotaban pequeños bultos de piedra que simbolizaban la germinación de los campos de cultivo. Una vez más nada de aquello tenía que ver con la tradición colosa de caza y recolección.

Tanto esta fuente como el carro de dos ruedas que empujaban los campesinos que encontramos en nuestro camino hacia Ciudad Capital no eran de origen efbalita. Eran productos traídos de fuera y, tras escuchar a Geth, tenía claro de quién había sido la idea. Seguramente se habría ganado un hueco en las altas esferas de la cúpula matriarcal de Elbaf aportando ése tipo de innovaciones tecnológicas para el uso cotidiano de sus habitantes. Aunque, como en el caso del carro, no fueran tan útiles como podrían parecer a primera vista. Geth había conseguido lo que nadie antes había logrado, alcanzar una posición de respeto dentro de las dirigentes de Elbaf, una posición lo bastante consolidada como para que las intransigentes mandatarias feministas no sólo tuviesen en cuenta la opinión de un humano, sino la de un humano varón.

Ver aquella fuente me asqueaba. La Autoridad no dudaba en emplear cualquier método para hacerse con el control. Su único propósito parecía ser dominar por completo todas las regiones de los ocho mares.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

8 02 2010
Jesús T. "chusetto"

¡Son unos putos nazis! ¡Matémosles!

8 02 2010
Vircof

Es que un ejército de tios de tres metros, es muy tentador xD.

9 02 2010
Kaos

Pero que todavía sigues con la historia esta, joder a ver si acabamos ya con la historia, que se esta haciendo muy pesada, animos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: