Diario de a bordo LXXXIII

22 01 2010

En vista de lo poco útiles que estaban resultando las indicaciones de Caos, principalmente porque no había aportado ninguna hasta entonces, decidí que siguiéramos ascendiendo por la escalera más cercana. Una vez alcanzado el tercer tramo del zigurat estaríamos en el palacio. Tras eso, encontrar a la emperatriz colosa no sería tan difícil. Al fin y al cabo debía medir casi tanto como el resto de los colosos.

Rodeando la pared no encontramos las últimas escaleras. Una corriente de aire fresco salía hacia el exterior desde un pórtico tallado en la roca.

“¿A dónde va a parar este pasillo?” Le pregunté a Caos.

“Son galerías excavadas por debajo del palacio. Conectan varias salas entre sí y dan acceso a la sala del trono.” Explicó.

“¿Podemos encontrar a tu reina si entramos por aquí?” Dijo Txus.

“Ivyan’na y Evas’arah no son mi reina. Ya no pertenezco a las gentes de Elbaf a quienes gobierna. Ahora estoy desterrado. Soy un paria. Estoy fuera de todo reconocimiento y, como tal, la autoridad de la emperatriz no puede afectarme.” Respondió Caos con algo de irritación. Supongo que la proximidad de su objetivo le estaba afectando. Nunca le había visto tan alterado. “Si avanzamos por estas galerías es seguro que daremos con la emperatriz y obtendré la justicia que se me ha negado.

“Bueno, vale. Con un simple si habría bastado.”

“¿Cómo? ¿Vamos a entrar por aquí?” Protestó Vircof. “Yo pensaba que íbamos a entrar por la puerta principal, dejándoles impresionados. ¡Que sepan quién manda!”

Mi intención era entrar por la puerta principal también, pero porque no sabía de alguna otra forma de llegar hasta el trono. Hacerlo a las bravas por la entrada del palacio nos expondría directamente al peligro. Ahora que había una ruta alternativa, me parecía mucho más seguro caminar por los corredores excavados y atacar desde dentro.

“No planeo impresionar a nadie, Vircof. Voy a hacer justicia” Aclaró Caos y avanzó por el corredor.

Había algo en su tono de voz que me resultaba extraño. Algo que no era propio de su forma de ser. Caos no era ningún asesino. De eso estaba seguro. Y sin embargo, sus últimas palabras me daban mala espina.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

22 01 2010
Vircof

Wow!, Caos esta expresando algunas emociones. Algo muy gordo le debe estar pasando por la cabeza.

23 01 2010
Jesús T. "chusetto"

“Bueno, vale. Con un simple si habría bastado.” <— Déjale, que para una vez que habla sin monosílabos… xD

24 01 2010
Kaos

Es verdad, qué carajo le pasa al pobre de Caos, me preocupo mucho por él, es mi personaje favorito. Me has dejado con la intriga, mamón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: