Diario de a bordo LXXV

17 10 2009

La ciudadela se encontraba desierta a esas horas de la madrugada. En la amplia calle hacia la que daba la buhardilla no había nadie. Tras recoger y empaquetar nuestras pocas pertenencias, nos deslizamos por los tejados en dirección al gran zigurat sobre el que se encontraba el palacio de la emperatriz de Elbaf.

A pesar de las grandes dimensiones de los edificios, la ciudad Capital no era más que una aldea. Las casuchas parecían viejas construcciones de poblado. Burdas y sin ninguna clase de adorno. Sin embargo, era curioso comprobar como engañaban las distancias. Acostumbrados al tamaño de  los edificios construidos por humanos, las casas de la aldea hacían que todo pareciese estar más próximo cuando la distancia real era considerablemente más grande.

Hubo un momento en que no pudimos seguir avanzando por los tejados. La calle que nos encontramos era ligeramente más amplia que las demás pero lo suficiente como para que no pudiéramos saltarla y sin ninguna clase de cuerda, tendedero o travesaño que pudiésemos utilizar como paso elevado para atravesarlo. Así que, sin considerar siquiera el volver sobre nuestro recorrido, comenzamos a descolgarnos por entre las grietas formadas a lo largo del adobe, el barro y algunas piedras de la pared, lo suficientemente gruesas como para poder apoyar nuestros pies y manos.

Esta pequeña incursión nocturna consiguió aclararme las cosas. Por primera vez trabajábamos como un grupo. Vircof y Txus no estaban discutiendo y Caos, que se acaba de incorporar, reaccionaba como si ya llevase tiempo con nosotros. No estaba seguro de si los demás lo notaban, pero por primera vez en mucho tiempo me sentía eufórico de que actuásemos de forma tan coordinada. No necesitaban ningún tipo de instrucción o de estrategia. De alguna forma todos sabíamos lo que debíamos hacer.

Avanzábamos esquivando las calles más amplias y, por tanto, más iluminadas. Escondiéndonos entre las sombras y los recovecos conseguimos acercarnos a la base del zigurat en pocos minutos, tras lo cual no tuvimos más opción que detenernos. La vigilancia era cada vez mayor y las probabilidades de ser descubierto eran mayores. Por allí no se podía pasar. La escalinata principal tenía guardias tanto en la base como a mitad de recorrido. Suponiendo que consiguiéramos esquivar a las guardias de la base y subiésemos la escalinata, estaríamos al descubierto y las que se encontraban a la mitad nos localizarían fácilmente y darían la voz de alarma.

No teníamos más remedio que subir por una de las dos escalinatas secundarias, las que terminaban en los cuarteles. Suponía que, a aquellas horas de la madrugada no habría nadie despierto y podríamos adentrarnos hasta el palacio sin ser vistos.

En silencio, nos escurrimos pegados al muro de la base del zigurat, afortunadamente, aquella noche las nubes cubrían parte de la luna y la sombra nos hacía pasar como manchas descoloridas en los bloques del muro. Continuamos hasta divisar el final de la escalinata secundaria donde dos soldados estaban alerta. A pesar de su reducido número, con su tamaño y las dos antorchas que marcaban la entrada a la escalinata, vigilaban una gran área por la que nos era imposible pasar desapercibidos.

Ciudad Capital

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

17 10 2009
chusetto

¡Qué cacho de dibujo Héctor! Me ha molado un cojón… *_*

18 10 2009
Vircof

Xaxi, con dibujos queda de PM

27 10 2009
XiXo

Haz un cómic de esto, a lo mejor así me llame más la atención
P.D: podrías hacer un dibujo en el que me lanze al cuello del Doctor, como me gusta tocarlo no estaria mal ver esa acción en una viñeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: