Terceras crónicas 15

19 06 2009

(Unos días antes)

Octavo Mar. Isla de Endsville. Instalaciones de La Bóveda. Sede de la Comisión de Investigación. Despacho de Dirección General.

El contralmirante Phill McPherson no daba crédito al comunicado. Según el informe del coronel Janos su “efectivo autónomo con total libertad de movimientos y plenamente operativo” no sólo había fracasado en la misión de encontrar y dar muerte al ladrón de la goleta Fenris sino que además se había vuelto contra los hombres del coronel y tras ayudar a los rebeldes a destruir el buque de Janos se había dado a la fuga.

Desde la División de Inteligencia, sus superiores le exigían explicaciones acerca de cómo uno de sus experimentos había entorpecido y hecho fracasar una de las misiones prioritarias de la División de Acción Directa. Al parecer el vicealmirante Primero quería defenestrar al responsable del fiasco de la misión del coronel y la pérdida de su buque. En otras palabras quería cargar al creador del “efectivo autónomo con total libertad de movimientos y plenamente operativo” con una corte marcial, o sea, a él.

El contralmirante Phill estaba realmente preocupado. Preocupado y furioso. La insubordinación del experimento había sido más que demostrada durante las fases de prueba, pero el severo condicionamiento al que había sido sometido con los collarines calóricos parecían haber mermado sus ansias de libertad y sometido la voluntad del experimento a los patrones que marcaba su misión. Con ése maldito asesino nunca se podía estar seguro del todo, parecía saber más cosas de las que le contaba.

Durante las pruebas de pluralidad con el preso número 081087 se había descubierto un inexplicable vínculo entre las copias. Al parecer las mentes los sujetos de estudio se encontraban extrañamente conectadas. Lo que veía una copia lo veían inmediatamente las demás como si estuvieran en el mismo lugar. Tras una serie de baterías de problemas psicológicos se llegó a la conclusión de que, si bien la información que recibían los duplicados del preso número 081087 era compartida por el resto, a modo de una mente colmena, la cantidad de datos era limitada. La respuesta era una simple explicación biológica.

Un cerebro humano tiene funciones receptivas limitadas, duplicar los cuerpos duplicaba las fuentes de información pero no las capacidades neuronales del cerebro para procesar tal información, pues a pesar de haber un cerebro por cuerpo sus funciones eran las de uno sólo. Durante una de las primeras pruebas el sujeto experimentó varias etapas de estado catatónico que por poco les hizo perderlo en un coma psicosomático. El cerebro tras aquella, a falta de una palabra mejor, mente colmena no pudo digerir tanta información y por poco provocó la muerte cerebral de todos los duplicados.

El éxito de la pluralidad estaba demostrado, el preso número 081087 podía clonarse de forma instantánea. Solo debían entrenar el cerebro a procesar información de fuentes diversas de forma simultánea, acostumbrar a las sinapsis neuronales a trabajar con datos de diferentes lugares al mismo tiempo. Para ello idearon las pruebas de multiplicidad, en las que el sujeto debía forzar al máximo sus capacidades cerebrales creando el máximo número de copias y aprendiendo a actuar con todas ellas sin desmayarse.

Anuncios

Acciones

Information

One response

19 06 2009
cHuSe

¡Por fin! Yo, yo yo… ¡Viva el egocentrismo! xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: