Diario de a bordo LVIII

27 03 2009

“Los benalitas siempre hemos sido constructores. Cuando la lucha por el control de Elbaf surgió entre los dominarias y los tolarianas nos vimos arrastrados al combate para protegernos. Resistíamos los ataques de los otros clanes confiando en las escrituras, en que la elegida llegaría para restaurar la paz y permanecería para siempre.” Resumió T’Chai’Chu. “Al nacer Ivyan’na y Evas’arah todos pensamos que sería el doble de sabia como afirmaba la profecía, pero sin embargo se dejaba manipular con facilidad. Y tras la llegada del representante de la Autoridad la cosa empeoró. Mi clan, el clan Benalita fue masacrado por consejo suyo.”
No pude evitar preguntarme por qué haría la Autoridad algo así. Su intención era capturar tantos colosos como pudiera para incorporarlos a sus filas. Mermar su número significa que tendrán menos soldados. No tenía ningún sentido.
“Yo estaba fuera, de expedición, cuando destruyeron los poblados. A mi regreso sólo encontré ruinas.” Continuó explicando T’Chai’Chu. “Quise apelar a las antiguas costumbres para hacer justicia, pero Ivyan’na y Evas’arah se rió de mi y me desterró. Me quitó las pocas posesiones que tenía y hasta me arrebató el nombre.”
Arrebatar el nombre es uno de los peores castigos para la raza colosa. El nombre indica la importancia del individuo y es lo que permite que sus luchas sean recordadas. El nombre es la clave que fija la gloria de un coloso de Elbaf después de su muerte. La carne y los huesos del guerrero desaparecen, pero los recuerdos que evoca su nombre permanecen. Sin el nombre no hay recuerdo y no hay gloria.
“T’Chai’Chu…” Comencé a decir.
“No. Ya no tengo derecho a ése nombre.” Protestó afligido. “Cuando me lo quitaron y me expulsaron, juré que cumpliría la condena. Aunque injusta, los dioses se habían pronunciado a través de la elegida y debía obedecer sus designios. No volvería a usar mi antiguo nombre nunca más…” T’Chai’Chu hizo una pausa y endureció el tono de su voz. “Sin embargo, mi destierro significaba que no pertenecía a esta nueva Elbaf ya, por tanto renegué de su actual líder y las costumbres que ha establecido. No obedeceré a una niña blasfema que se cree un dios. Los únicos dioses que respeto son los antiguos y ella es una hereje a sus ojos. Obtuve un nuevo nombre. Si Ivyan’na, Evas’arah y sus consejeros pensaban que podrían poner orden en esta isla, se equivocaban. Yo les desafiaría a todos, me convertiría en el Caos de Elbaf que destruiría ése orden.”

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

27 03 2009
Xixo21

Esto se pone más emocionante, que gran capitulo y el gigante es la leche! Felicidades autor! cada semana te sales, crack!!!

27 03 2009
Vircof

Mmmm…, pese a la ausencia del artillero en est capitulo, me ha parecido interesante el capitulo. ¿Asi que de ahi viene el nombre de Caos?
Y por cierto, a ver cuando el medico se digna a dar señales de vida por aqui, que nos metemos con el y ni se digan en aparecer xDD

3 04 2009
fangorn87

Bueno, pues después de la limpieza creo que todos hemos aprendido la lección y a partir de ahora seremos más considerados a la hora de comentar.
Por cierto, Xixo21, dile a Antisistema que no me toque los huevos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: