¡Cómo se comporta el personal en Varsovia!

27 10 2008

Esta semana han ocurrido cosas interesantes, la verdad es que ha estado muy movidita la cosa.

Creo que ya he comentado la disposición de la gente del piso en cuanto a colaborar en las tareas del hogar. Por si acaso lo explicaré de nuevo. Tenemos pocos platos, cacerolas, sartenes y cubiertos, de modo que en cuanto se deja algo sin fregar enseguida la persona que venga a comer detrás lo echa en falta, bueno pues con todo eso, a los portugueses parece que les cuesta entender que los platos no se limpian solos, que los lavo yo constantemente porque si no me quedo sin cubiertos a la hora de mi comida. Y lo mismo pasa con la casa. Daniela se empeñó en limpiar la casa hace dos semanas, cuando todavía me caia bien, pero acabábamos de comprar el router y debía tener en que lo instalara porque me dijo que lo arreglase mientras ella pasaba el aspirador y limpiaba el cuarto de baño. Bueno, tras infructuosos intentos el tema del router se quedó sin resolver, pero la marquesa no dejaba escapar ninguna oportunidad para recordar lo sucísima que estaba la casa y todo lo que se esforzó en limpiarla. Y yo me preguntaba “¿para qué me cuentas a mi esto si soy yo el que más cacharros ha fregado? Que estas cosas no mes tienes que decir a mi, sino a los otros dos vagos. Además que si hablas con ellos en portugués hasta te entenderán mejor”. Bueno, que desvarío y me pierdo, el caso es que Daniela se enfadó (para variar) y decidió que limpiásemos la casa tres veces a la semana, lo suyo sería que fuesen cuatro veces a la semana por aquello de que somos cuatro personas, pero Ana y André se negaron en redondo a limpiar y, a pesar de todo, se pudieron de acuerdo para turnarse lo viernes en el tam de la limpieza. Yo creo que tres veces a la semana sigue siendo excesivo por muy sucio que se ponga el piso en una semana. El caso es que la marquesa, en plan secretaria, dibujó un cuadro donde se reflejase los días que le tocaba cada uno: yo los lunes, ella los miércoles y Ana y André por turnos los viernes. El problema es que lo dibujó en su agenda, ya me contaréis para qué coño sirve eso. El caso es que el lunes me lavanto, mientras desayuno André se despierta para ir a las clases y se va, me voy yo a la facultad y cuando llego, a eso de la doce menos cuarto de la mañana, enchufo el ordenador a tope con la Cabalgata de las Walquirias (descargada expresamente para mis jornadas de limpieza), me pongo el uniforme de limpieza y enchufo el aspirador. En estas que oigo un ruido detrás de mi ¿y a quién me encuentro? pues a Ana que se acaba de despertar diciendome en portugués que baje el volumen. Total, que me disculpo diciendo que no sabía que estaba allí y que acababa de llegar de las clases para limpiar (mentira, yo ya sabía que estaba sobada pero por joder que no quede, que no se puede hacer nada en la casa porque ellos están siempre durmiendo). Total que me aspiro mi cuarto y, como ella está en el suyo, pues decido pasar el de André que, si la memoria no me fallaba, estaba en clase. Bueno pues entro en su cuarto y subo la persiana y oigo detrás de mi “¿Héctor questas fasiendo?” o lo que es lo mismo, André tumbado en la cama tapándose de la luz del sol. Lo mismo de antes, vuelta a disculparme, etc, etc… el caso es que consigo que se despierten y tras media hora se arreglan y se van a su facultad, con lo que yo limpio la casa entera, baño y cocina incluidos.

Ni que decir tiene que llegó el miércoles y Daniela, entre unas cosas y otras, no limpió. Se disculpó diciendo que limpiaría al día siguiente, pero claro, pobrecita, que como el jueves por la noche se volvía a Portugal porque se le casa véte tu a saber qué pariente, pues no pudo porque tenñia que hacer la maleta y, claro, como su vuelo salía de madrugada pues la muchacha quería empalmar irse de fiesta con el coger el avión y, ya que estaba arregladita, pues no se iba a poner a limpiar por favor que cosas. El jueves después de cenar vino Sebastian (el polaco amigo de Natalia que está a ver si la corteja) a buscarla y nos fuimos para allá los tres. El caso es que según pasaba la marquesa el chip de las llaves por la puerta para abirla la digo “oye, ya que te vas a ir esta semana y no vas a usar la llaves con el chip, déjamelas a mi que yo si que voy a estar aqui, que cuando sacamos las copias de la llaves acordamos intercambiérnoslas cada semana y luego nada de nada, tu me dejas las llaves con el chip y yo te doy la copia de la puerta del piso para cuando vuelvas” y razón no me fataba, que después de que, literalmente, me llamara al móvil y me obligara a salir de la clase para llegar al piso a abrirla la puerta se puso a gritar en la calle que le diera las llaves porque estaba harta. Total, que la marquesa no quería soltar las llaves porque decía que claro, que como iba a volver a pasar ella la verja de la urbanización cuando regresara. Sebastián asentía dñandome la razón, que era lo más lógico. Total que la otra cabreada, me tiró las llaves “toma, ¿quieres la llaves? ahi están, quédatelas, cómetelas, cágalas, burro” todo ello en inglés, que menudas se gasta ella. Y después de eso me negué a dirigirle la palabra. No es que ella hablase, que tampoco, pero me tiré tod la noche sin decir nada. Fuimos a Radomska, echamos unas risas con Natalia y su gente, bebimos vodka, vimos videos del personal en el youtube y salimos para el aeropuerto a eso de la cuatro. Buscamos la terminal hicimos cola, yo, para guardar las apariencias, saqué unas fotos que borré al llegar a casa, dejamos a la marquesa y nos volvimos en autobus. De toda la noche, lo mejor, volver con Natalia y Sebastian hablando sin preocupaciones.

El viernes me levanté tarde, comí y me salí a dar una vuelta. Para cuando regresé al piso, Ana y André estaban empaquetando. Parece ser que mientras yo estaba haciendo el gilipollas en el aeropuerto, el grupo de gente con la que me voya cenar los lunes a un resturante donde te dan un fielete de pollo entero por veinte zlotis, habían decidido irse a Dansk (no se si se escribe asi) la noche del jueves en la discoteca. Pero bueno, a pesar de que no me dijeron nada los muy hijos de perra yo estaba bien, porque el grupo de españoles de la UAM se quedaba en Varsovia (o sea que saldría de fiesta seguro) y tenía el piso tooodo para mi. En fin, que Ana y André se largaron el viernes por la tarde, yo cené viendo una película a todo volumen y a las diez me fui al piso de las españolas, que la cosa prometía de irse de farranda. Y después de pasar tres horas en el piso perreando, porque había venido de visita una amiga finlandesa de las españolas, nos fuimos a un bar donde creo que ligué con una pero no supe reaccionar. Quiero decir, bailando, que me arrimé como lo vi en la discoteca la semana anterior, pero como no supe leer la respuesta desistí y me di la vuelta. Luego estuve toda la noche echándola un vistazo y siempre la pillaba ojeándome. Pero bueno, me falta práctica. Volvñi tarde a casa pero no habñi problema porque no había nadie a quien pudiera molestar.

El sábado por la tarde me acerqué a Radomska, por aquello de estrechar lazos con Natalia ahora que la marquesa no estaba (vale, ya sé que solo por ser tías se van a llavar mejor de lo que pueda llevarse conmigo, pero hay que intentarlo). Pero mira tu por donde que todo el mundo estaba ocupado. Natalia estaba estudiando, a la húngara le habñian venidoa  visitar los padres, la compañera de habitación de Natalia (española) se iba a celebrar el cumpleaños de un erasmus de Francia, y la que quedaba, una española que comparte habitación con la húngara tenía unas páginas de ejercicios de economía para resolver asi que después de hablar un rato me recojí al piso. En la parada del tranvía me encontré al grupo de españoles con los que no hablaba desde el curso de polaco en septiembre. Tampoco me saludaron mucho esta vez, sólo me dice hola el mismo de siempre y por lo que tengo entendido todo el mundo se rie de él. Total, que para salir el sñabado llamé a las españolas. Vale que ya estuve la noche anterior en su piso, pero como no tenía muy claro a dñonde querían ir ni si sabría llegar, me dijeron que volviese a su piso y de allí nos íbamos juntos. Total que llego y me encuentro a parte de la gente de Radomska que no estaban en el cumpleaños del francés, entre ellos una alemana y un italiano la mar de simpáticos. El plan fue el mismo que la noche anterior, pasar el rato calentitos en la casa bebiendo antes de salir de fiesta. La bebida la pude evitar aunque si llego saber lo que se avecinaba igual me habría tomado más con la intención de desmelenarme luego. El caso es que llegado el momento de ponernos en marcha, las españolas dijeron que nos alcanzarían después, pero que les tirásemos la basura, que después de un mes ya tenían cinco bolsas bien gordas y otras cuantas de las que te dan en los supermercados amontonadas en una esquina, a la espera de ser retiradas. Asi que les quitamos las bolsas de enmedio y nos pusimos rumbo a la discoteca de turno que cuando llegamos estaba hasta las trancas y casi ni caminar se podía. A partir de ése momento cada cual se fue por su cuenta, como el ropero estaba hasta arriba dejé mi abrigo junto con el del italiano en la misma percha y me quedé con al ficha por sia caso, localicé al español de la UAM y a otro chaval que me pensaba que se había ido con Ana y André de viaje findesemanero, y me quedé con ellos. En estas que bailando me choco con una muchacha polaca, bastante bajita, y me disculpo. A los diez minutos ella se choca conmigo y nos diculpamos otra vez. En estas que me acuerdo de la moza de la noche anterior y decido retomar la lección donde la dejé. Me acerco pero sigo sin saber leer su respuesta y como ella tampoco se me acerca más que lo justo, pues paso. Me la encontré tres veces más ésa noche entre todo el gentío. Cada vez que la veía me pegaba a ella pero ella ni flores, yo me daba la vuelta y a los cinco minutos la tenía otra vez al lado. La última vez estaba rondando a su alrededor cuando los españoles que tenñia al lado se van retirando uno a uno con diferentes excusas “Me voy al baño”, “Yo también me voy con ella”, “Voy a buscar a Thomas (el italiano)”, “Me voy a por una cerveza”… en fin, que me dejaron a solas con la muchacha, y yo sin saber qué hacer, si pegarme más a ella o cómo. En fin, se pasó la noche, cambié la hora del reloj y lo dejé tal y como empezó para volverme con los españoles del curso de polaco que iban de camino a centrum. Yo creo que no sirvo para el sutíl arte del ligoteo. De camino a buscar el tranvía, el español del curso de polaco que es el único que me saluda no se tenñia en pie de la cogorza que llevaba, de hecho, tuvieron que despertarle antes de salir de la discoteca porque andaba tirado en un sofá, al parecer los demás ya están acostumbrados a que haga siempre lo mismo.

El domingo me volví a acercar a Radomska, pero estaba igual el panorama, todos tenían algo que hacer. Ya no es como en octubre, que cada vez que íbamos hablábamos todo el rato de nada y nos echábamos unas risas. En fin, a ver que tal la semana que viene. Ahora que han vuelto Ana y André supongo que sentirán impulsos de limpiar la casa. Desde luego tendríais que ver el contraste entre mi cuarto y el resto de habitaciones. Bueno, hasta la semana que viene.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

4 11 2008
Elena

Héctor, siento tardar tanto en contestar, esq mi ordenador murio definitivament y compre los componentes, lo monte pero ya era muy raro k todo funcionara. Espero tenerlo pronto y dejar de estar de prestado. Menos mal k mi hermano esta sumido en la historia de segundo de bachiller. Tu sigue con tu ligoteo k alguna se te lanzara al cuello al contrario k Ana y el otro a la fregona. Tu imprime ese bonito calendario y ponlo en el salon con una nota k diga: Los turnos nos obligatorios pero intercambiables. Si no, no se que va a ser de ti. Yo esq ara la limpieza…. n fin. Me leo tu otro post enseguida. Un besazo. PD.: Hay que hablar del viaje de fin de curso. Bss

7 11 2008
JeSuLe

Anda pero si no te había comentado… bueno, ya hablamos de todo esto por el Gmail asi que nada… te dejo un comentario largo:

“ESTERNOCLEIDOMASTOIDEO”

Largo, ¿eh? XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: