Diario de a bordo XLVI

25 10 2008

Desperté en mi camarote, el cuarto de derrota, tumbado sobre la litera. El médico estaba a mi lado y Vircof miraba a través de la puerta desde los pies de la cama.

“Ngh…¿C-cuánto tiempo…?” Fue todo lo que pude articular.

“Has estado inconsciente dos días.” Dijo el médico con el tono imparcial y objetivo propio de su profesión.

“¿Qué ha pasado?” Necesitaba información sobre cualquier cosa que me hubiese perdido desde que Janos nos dejase marchar, pero no pude encontrar mejores palabras para expresarme.

“Después de que tirase el mástil de su barco y cayera sobre la proa, haciendo que todo saltara por los aires, los soldados se recogieron. Hemos estado esperando a que te despertaras para ver qué hay que hacer.” Respondió Vircof rápidamente.

“No seas tonto. La explosión no fue porque el mástil cayera. Yo prendí la pólvora desde dentro antes de saltar aquí. La madera no explota. Para ser un artillero sabes muy poco de ésas cosas.” Le reprochó el médico.

“Una mierda, gorrosa. Yo corte los cabos del mástil y lo hizo caer sobre la habitación donde guardaban todos los explosivos. Nos libramos de la Autoridad gracias a mi.”

“Me da igual lo que pienses. Yo estaba dentro de su barco y yo prendí fuego a todo. Que el palo se cayese o no es lo mismo, el mérito es mío.”

Vircof y el médico comenzaron a discutir otra vez, para variar. Eché un vistazo a mi alrededor mientras se gritaban el uno al otro. Miré a mi izquierda con la esperanza de encontrar mi brazo. No estaba. Sólo la manga de mi gabardina, desinflada.

“¿Hacia dónde nos dirigimos?” Pregunté interrumpiendo el acalorado debate de mi artillero y el médico.

“Tu sabrás… Vircof miró tus cartas de navegación y se ha limitado a poner el timón en la dirección que marcaste.” Dijo el médico.

“Elbaf, entonces…” Me quedé más tranquilo sabiéndolo.

Pasaron unos minutos en silencio en los que nadie dijo nada. El médico hacía como que estaba muy ocupado ordenando su bolsa y Vircof miraba a través de la puerta otra vez. Entonces Vircof se volvió para preguntar.

“¿No deberíamos hacer algo?” Dijo mirando la manga izquierda de mi abrigo. “Ya sabes… por lo de tu brazo y tal…”

“No es nada grave.” Añadió el médico. “No tienes heridas en la piel ni ningún tipo de traumatismo al no tener huesos. No te quedan marcas de sangre o contusiones. Es un corte limpio. Parece como si tu hombro se hubiese regenerado por donde perdiste el brazo como si nunca hubieses tenido ninguno, de la forma más natural.”

La verdad es que no lo había pensado. No sabía que pudiese hacer eso. Nunca había contemplado la posibilidad de desmembrarme sólo para ver qué pasaría.

En cualquier caso no estaba cómodo. Seguro que podría reconfigurar la masa de mi cuerpo para hacer crecer otro brazo, del mismo modo que hice otras veces antes cuando perdí mis huesos y tuve que buscar objetos en los que apoyarme. Pero hacerlo con menos cantidad de carne significaría que tendría una estatura menor, cambiaría todas mis proporciones y mi perspectiva del entorno. No, era muy complicado. Mejor quedarme tal y como estaba, aunque me faltase un brazo. Solo tendría que acostumbrarme a manejar la alabarda con la mano derecha, y aún tenía tiempo hasta que llagásemos a Elbaf.

Después de que Vircof y el médico se tranquilizaran, salí a dar una vuelta por la cubierta. Los desperfectos del abordaje de la Autoridad no eran muchos. Algunos cortes en la madera de la cubierta, los mástiles y la barandilla, pero nada de gran importancia.

En los días siguientes Vircof pasaba el rato en su laboratorio o disparando trozos de madera con diferentes formas a modo de experimentos balísticos mientras el médico y yo intentábamos que mi brazo derecho aguantase el peso de la alabarda y realizase movimientos fluidos que me sirviesen de defensa si volvíamos a encontrarnos con la Autoridad de nuevo.

Y así pasamos el tiempo hasta que divisamos la costa de Elbaf.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

28 10 2008
Vircof

¿Asi que ahora has de ir en busca de tu brazo, adios brazo, pensare mucho en ti, ire a buscarte a donde estes, te encontrareeeee? (si, es una parodia de Marco xDD)
Mmmmm veo que hay discrepancias entre el medico y el artillero. Nah, es igual, el artillero es mas guapo xDDD

29 10 2008
JeSuLe

¡Más guapo los cojones…! Además, el médico es un buen partido… y encima se puede multiplicar… Vamos, la releche… XD

29 10 2008
Maese Fangorn

Siii… ¿te has parado a pensar en la cantidad de posibilidades que la multiplicación aporta a una vida en pareja?
Además, hay prioridades. Los compromisos previos priman sobre los intereses personales (hay que recoger al cuarto)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: