Diario de a bordo XLI

19 09 2008

Regresé a la parte delantera, pero para entonces la cubierta ya estaba repleta de soldados. Entre tantos uniformes no se distinguía a Vircof o a Gorrosa. Desplegué mi alabarda antes de entrar en el combate y abrirme paso a golpes.

Los soldados no dejaban de caer desde arriba. Ya no usaban las pasarelas. Se balanceaban desde la cubierta del buque agarrados a cabos sueltos y se lanzaban a la goleta.

Eché un vistazo a la cubierta del buque. Pero no pasaba nada. Confiaba en que el cubo de fuego griego o como se llamase hiciera efecto, pero no se veían llamas por ninguna parte. A lo mejor lo había lanzado demasiado lejos. A lo mejor había pasado por encima de la cubierta y habría caído por el otro lado. Que mala suerte. A Vircof no le iba a gustar que hubiese desperdiciado de esa manera tan tonta uno de sus potingues.

Adelanté hasta el frente del cuarto de derrota, derribando a los soldados que se interponían en mi camino. Procuraba aturdirles o no provocarles heridas mortales. Al fin y al cabo, ellos no tenían la culpa de estar donde estaban. Cada vez bajaban más hombres armados con cimitarras. Al principio podía distinguir la figura de Vircof disparando flechas, pero ahora había tantas personas en el barco que los cuerpos de los soldados que me rodeaban me impedían ver nada más.

El círculo de cimitarras se estrechaba cada vez más mi alrededor. Eché un rápido vistazo a la cubierta del buque aprovechando un movimiento circular con la cimitarra para coger impulso. Nada. No había fuego. Que extraño. La primera vez las llamas no habían tardado ni medio minuto en prender todas las velas y, sin embargo, esta vez ni siquiera se veía humo.

Acosado por la cantidad de soldados que se acercaban me agaché y tracé un círculo a la altura de los tobillos. Más de cinco soldados cayeron rendidos al suelo, incapaces de mantenerse en pie. Afortunadamente, varios de los soldados que se encontraban cerca de aquellos que acaba de herir tuvieron la decencia de agacharse y retirar a sus compañeros para evitarles peores lesiones. No en todos los regimientos de la Autoridad se priorizaba la vida de los efectivos. Al menos su coronel había aprendido algo desde la última vez.

Ondeando por el aire, una cinta azul surcó la cubierta desde la proa del buque y cayó pesadamente un par de metros detrás del muro de soldados que tenía a mis espaldas.

De repente los soldados se replegaron. Al principio no me di cuenta. Pensé que se esforzaban en seguir alejando a sus heridos, solo que esta vez les ayudaban a subirlos al buque. Antes de reparar en ello ya se había formado un círculo a mi alrededor. Los soldados mantenían las distancias por algún motivo. Y no me gustaba. Me di la vuelta para comprobar qué sucedía. De entre los soldados se asomó una figura conocida.

“Cuánto tiempo, Fangorn…” Dijo sonriendo el coronel Janos mientras sacaba sus guantes cubiertos de papel de lija gruesa y se los ponía.

El coronel del buque estaba frente a mi. Ningún soldado mostraba la menor intención de seguir peleando. Desde el momento en que vi el buque sin cañones en proa me los estaba imaginando, aunque esperaba equivocarme. Y sin embargo allí estaba. El Primer Estamento enviaba a alguien que me conocía para recuperar lo que les quité. Y de todos ellos, mandaban a Janos.

Hablando del diablo…

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

19 09 2008
JeSuLe

Buuuuuuuuuuuuaaaaaaaaarns! Digo… Varsoviaaaaaaaaaaaaaaaaans! 😄
Y dale con el gorrosa… me tienes frito…
Bueno, ahora volvemos donde nos kedamos en la Terceras Crónicas…

20 09 2008
Maese Fangorn

Hasta que no te presentes te estaremos llamando asi todo el tiempo. Si no fueses tan desconfiado…

21 09 2008
JeSuLe

Prefería lo de antes… “médico”, aunque fuera en tono despectivo… queda mejor que “gorrosa” XDDDDDDRISOTASTOCHAS…
Por cierto, si te aburres en Varsovia, te recomiendo que escuches The Fratellis… y si no… pues también…
Hale

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: