Diario de a bordo XXXIX

5 09 2008

Ya empezaba a notarse. Perdíamos empuje en las velas. El islote nos hacía sombra tal y como me temía y ahora estábamos a sotavento. La buena noticia era que, en vista de que no había viento, a la goleta le quedaba empuje suficiente como para rebasar los recovecos de los acantilados mientras que la Autoridad, si nos esperaba detrás de alguna pared, maniobraría despacio hasta obtener empuje suficiente.

El médico seguía detrás de mi, mirando con sorpresa a Vircof, que seguía colgado del bauprés. Por un momento temí que pudiera caerse al agua, pero estaba claro que Vircof no se arriesgaría tanto de no tener las cosas claras.

La Fenris desaceleraba por momentos. Cada surco del acantilado parecía esconder a la Autoridad tras ella, pero nunca dejaban espacio suficiente como para atracar ninguna nave. No recordaba haber estado tan nervioso desde hacía cinco años. La tensión era insoportable.

La goleta avanzaba por la costa con suavidad y en cuanto el bauprés se asomó por un pliegue de roca Vircof disparó la ballesta de repente.

Un segundo después el resto de la goleta sobrepasó el pliegue y tanto el médico como yo pudimos ver un buque de la Autoridad rodeado de una nube de humo negra y blanca atracado en mitad de la ensenada que se formaba entre aquellas irregulares paredes rocosas. Un buque sin cañones en la proa.

De todos los coroneles al mando de un buque tenían que haberle enviado a él.

Dos cañones dispararon desde el lateral del buque inmediatamente después de que apareciésemos por el borde de la ensenada. Por fortuna los dos impactaron en el agua, aunque tan cerca que llegaron a salpicarnos.

“¿Qué te ha parecido eso?” Gritó Vircof mientras dejaba el bauprés para volver a la cubierta de proa. Estaba tan acelerado por al emoción que hablaba sin parar. “Te dije que no me darían si no conseguían verme. Justo después de que el bauprés me asomara por el acantilado vi el barco y les lancé una flecha de humo para que no pudieran vernos.” Yo asentía automáticamente. Seguía mirando al buque. Ya no disparaban, pero el humo se estaba disipando y por el despliegue de sus velas era evidente que se preparaban para lanzarse a nuestra persecución. “Pensé que el humo impediría que nos divisasen cruzar el recoveco del acantilado, pero nos vieron antes de que la humareda se extendiera y, por la velocidad con la que respondieron con esos disparos, ya debían estar esperándonos.”

“Si. Era evidente que nos esperaban.” Murmuré mirando fijamente al médico, que todavía no se había recuperado de lo que acaba de suceder. “No van a quedarse quietos, vendrán a por nosotros.” Dije con toda la decisión que pude. “Vircof, quiero los cañones listos para lo que pueda pasar. Yo intentaré aprovechar el poco movimiento que nos queda para ponernos a barlovento.”

“¡Claro, ahora mismo! Vamos a darles un poco de caña. ¡Que se enteren!” Y bajó las escaleras hacia la bodega. “¡Ha sido cojonudo! Pensé que lo mismo no me salía, pero al final ha funcionado. Y cuando han disparado creía que me iba a caer pero no…”

De camino al timón pude ver cómo el buque se enderezaba poco a poco. Las corrientes de la ensenada eran más fuertes de los que cabría esperar y les permitían maniobrar más rápido de lo que esperaba.

Anuncios

Acciones

Information

One response

10 09 2008
JeSuLe

¡Uuuuuuuhhh! ¡Has dicho una palabrota! Ya no voy a leer más… anda que decir “barlovento”… no se, si hubieras dicho alguna palabra como “cojonudo” te lo toleraría… pero esas cosas no… lo siento… 😄

PD: Me alegra el hecho de que no aparezca la palabra “gorrosa” en todo el texto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: