Diario de a bordo XXXII

24 03 2008

“¿Qué crees tú que ha pasado con ellos?” Me preguntó desafiante el prisionero. Aquello me molestó mucho. No me gustaba tener que contar todas las cosas que sabía.

“Bueno,” Me puse de pie. “me parece francamente improbable que los espadachines se molestaran en recoger sus sombreros durante su huida y más teniendo en cuenta que uno de ellos tenía una herida en la pierna. Además, todos aparecieron imitando las mismas posturas en las que estabas antes de moverse y parecían muy sincronizados. Creo que tu si sabes quiénes eran y a dónde han ido. Y vas a explicarlo ahora.”

“Eres un tipo muy observador.” Dijo el médico sin ningún tono de segundas intenciones en su voz. Al momento otro médico apareció dos pasos más a su izquierda, atado y apoyado en la pared, tal y como estaba aquél con el que estaba hablando.

“¡Joder!” Gritó Vircof sorprendido.

            Mierda. Creía que habían desclasificado el proyecto 3-21. La Autoridad realmente estaba empeñada en recuperar el maldito cofre.

“Me multiplico.” Dijo el médico a los pocos segundos.

“¿Cuál es el de verdad?” Pregunté.

“Todos somos de verdad.” Confirmó con un aire indignado desde el suelo. Después desapareció y se quedó el compañero que acababa de aparecer.

“Todos… y ninguno.” Dijo sonriendo.

            Por lo menos ahora tenía una idea de las propiedades y los límites de sus cualidades. Al parecer, el médico podía hacer copias de sí mismo en un radio de dos metros, pero siempre en la misma posición en la que se encontraba. Lo mejor sería suponer que podía copiarse de manera ilimitada. Y estaba claro que lo enviaba la Autoridad, a pesar del símbolo de la Universidad de Mendel, tanto él como su copia y los que nos habían atacado, llevaban un collarín calórico en el cuello.

“Y bien, ¿qué te han ofrecido? ¿Libertad?”

“¿Qué te hace pensar que me hayan ofrecido algo?”

“¡Je! Sé lo que hacen esos collarines y a la vista de las quemaduras de tus manos imagino que no te lo has puesto voluntariamente. ¿Me equivoco?” Aquella fue una buena jugada y por primera vez, la fría e inexpresiva cara del prisionero se rompió por un instante.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

24 03 2008
Vircof

mmmm copy-paste no jutsu? xDDD
Bueno, yo sigo esperando más partes de la historia, que para eso soy el seguidor-fan-tocapelotas nº1 xDD

29 03 2008
JeSuLe

Ya estoy aquíi… Coño, he pasado de ser Chopper a ser Naruto… claro, uno se va a Berlín y le trastocan…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: