Diario de a bordo XXIX

10 03 2008

El barco pareció detenerse. Por un instante el suave balanceo a la deriva y el chapoteo de las olas con la madera del barco se detuvieron. Desde el puerto no llegaba ningún murmullo. Todo quedó en silencio.

           Vircof acababa de contemplar horrorizado cómo el largo florete del médico se hundía atravesando mi cuello sin que él pudiera hacer nada por evitarlo. El médico estaba quieto, todavía sujetando la empuñadura, con una cara en la que se mezclaban los nervios y la tranquilidad, como si hubiera finalizado una larga tarea en la que se temía lo peor.

“No ha sido tan difícil. Sólo una semana, McPherson exageró.” Susurró aliviado el médico.

            Pasados unos segundos alzó la mirada, fijándose en el corte que la hoja hacía en mi garganta y pude leer en sus ojos una expresión de extrañeza que reflejaba la repentina sensación de pánico que en ése instante le sobrecogió. Yo no sangraba.

            Tensé mis brazos, que hasta ese momento colgaban inertes a lo largo de mi cuerpo, para que cayeran todos los objetos que llevaba dentro. Algunos cuchillos y abrecartas se clavaron en la madera del suelo, pero logré detener la alabarda plegable antes de que asomara por la manga.

“¡Pero que diablos…!” Dijo el médico girando la cabeza para ver todos los objetos que solté, pero sin destensar su brazo y manteniéndome todavía inmovilizado con el florete clavado en el cuello.

            Vircof pareció salir de su asombro y, con determinación, se echó la mano a la espalda para desenvainar la claymore. Sin embargo, antes de que ninguno de los dos pudiéramos darnos cuenta, otro tipo vestido exactamente igual que el médico, con el mismo sombrero rosa oscuro, la misma bata blanca y el mismo florete, apareció dos pasos más a la derecha del médico con la misma postura que éste, el brazo extendido y en tensión asiendo con firmeza su florete, pero con la diferencia de que no me tenía atravesado.

            Por un momento Vircof se detuvo, tan sorprendido como yo lo estaba, y este segundo médico, con la misma rapidez con la que me atacó el primero, envainó el florete y se acercó hacia Vircof, inmovilizándole por detrás, sujetando el brazo con el que pretendía sacar la claymore, y sacó una hoja de bisturí que situó en el cuello, amenazando con cortarle las venas si no se mantenía quieto.

“¡Suéltale!” Dije sin poder mover la mandíbula a causa del florete que todavía tenía clavado. Haciendo movimiento tan veloz como pude, alcé mi brazo derecho en dirección hacia el médico que sujetaba a Vircof mientras soltaba la alabarda para que se desplegara. La hoja de mi lanza se detuvo a unos pocos centímetros de su rostro.

            El médico que me tenía ensartado con el florete se echó atrás, sacando el florete de mi garganta y poniéndose en guardia.

“No te preocupes por mi.” Dijo Vircof. “A este le tengo controlado.” En ese momento me fijé que Vircof sujetaba una de sus dos ballestillas con la mano que le quedaba libre justo en la sien del médico que le mantenía sujeto. Ése médico pareció darse cuenta al mismo tiempo que yo porque desvió la mirada hacia el lateral notando la repentina presencia del metal tocándole.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

11 03 2008
JeSuLe

Coño! Pero si eres inmortal! Solo puede quedar uno!
Por otro lado, y dale con el sombrerito rosa (oscuro), no hace falta tanto hincapié en ese asunto, hombre… 😄
Veremos como acaba… y por cierto, el jueves termino los examenes hasta mayo… y actualizaré mi web… pesau!

11 03 2008
Vircof

A ver, que es rosa oscuro, gayer los webos xDDD
Ale, a seguir con la hostoria que me dejas intringulado xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: