Diario de a bordo XXI

4 12 2007

Ha pasado un mes desde que dimos esquinazo a la Autoridad.

Es extraño, en todo este tiempo no he tenido noticias de la batalla en ninguno de los puertos donde hemos atracado para aprovisionarnos. Lo normal sería que, dadas las circunstancias en las que se produjo el enfrentamiento, las noticias de que una sola nave hubiese hundido cinco galeones de la Autoridad se hubiesen extendido. A no ser que la misma Autoridad las hubiera silenciado.

Esto supondría que, tras nuestra huida, habrían enviado a una patrulla de limpieza a recoger los escombros y restos de los galeones que pudiesen ser descubiertos por barcos mercantes de civiles y que dieran origen a rumores sobre la posible derrota de la Autoridad… Mucha molestia para perseguir a una simple goleta.

En fin, de momento tenemos otras cosas de las que preocuparnos. En nuestra huida, no he tenido tiempo de detenerme el tiempo suficiente en un puerto como para reparar el barco. Mi nerviosismo en cuanto al tiempo que permanecemos en tierra estaba condicionado por la continua amenaza de los barcos de la Autoridad, pero desde que las persecuciones han cesado y en ningún lugar hemos escuchado de barcos que patrullen en nuestra búsqueda, creo que podremos estar en nuestro próximo puerto el tiempo suficiente como para reparar la barandilla del castillo de proa y la cofa, todavía no he olvidado que me la destrozaron de un cañonazo justo después de haberla reparado en Ishbal.

Luego está el asunto de Vircof. Parece haberse acostumbrado a la vida en el mar. Tras la euforia del combate estuvo casi una semana entera sin salir de su camarote, mareado y con indisposición. Cuando se recuperó un pococ, estuvo una temporada trabajando en el laboratorio de popa, reformándolo, haciendo nuevas mezclas, investigando… pero desde que se quedó sin ingredientes ha empezado a interesarse más por las tareas de a bordo. Con paciencia he conseguido enseñarle cuáles son los aparejos principales y las velas que sostiene cada uno, así podrá ayudarme a desplegar el velamen más rápido en caso de que tengamos que volver a salir huyendo. La verdad es que se navega mejor sabiendo que no está experimentando con explosivos.

Además, está el asunto del cofre. La habitación en la que lo tengo guardado parece enfriarse cada vez más. No sé a qué puede deberse y eso me inquieta. Ése cofre me ha salvado más de una vez el pellejo, pero sigo sin acostumbrarme a tener que recurrir a él.

Nuestra próxima parada es el puerto de Fantom Town. Supongo que allí podremos aprovisionarnos, descansar mientras reparan la Fenris y, muy a mi pesar, Vircof podrá conseguir más productos químicos. Confío en poder obtener alguna información que me ayude a conocer cuál será el próximo movimiento de la Autoridad, si es que aún no han desistido en nuestra captura. Uno nunca puede estar seguro del todo.

Espero tenerlo todo bien arreglado para cuando lleguemos a Elbaf, no me gustaría que mis viejos camaradas me viesen con el barco hecho una ruina.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

4 12 2007
Vircof

Asi, sigue poco a poco cuando puedas xD. Sin prisas, ni agobios, en serio. Que sabes que siempre estare ahí para ver las actualizaciones al dia xDD.

5 12 2007
Maese Fangorn

Muchas grasias Arrmando, por esas palabras de amol y de amistas que me has dedicado. Son cosas asi las que hasen felis a uno.

5 12 2007
JeSuLe

El amor ha vuelto a vencer. Jolines que gonito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: