Terceras crónicas 5

21 11 2007

Centralita de la Autoridad. Sede de la comisión de Investigaciones. Cuatro semanas después del enfrentamiento de la Fenris contra once galeones que iban en su captura.

La estrecha mesa rectangular de la sala de reuniones albergaba una inspección sorpresa. En un lateral de la diminuta mesa estaba sentado el contralmirante McPherson, rodeado de papeles. En frente de él, los cinco enviados de los Altos Cargos, todos ellos guardando un silencio incómodo que revelaba su nerviosismo.

A pesar de encontrarse sólo ante los enviados, el contralmirante McPherson tenía el control sobre la situación. El coronel Janos, antes de zarpar, le había puesto al corriente sobre algunas irregularidades en la cámara de la comisión de Investigación, unas irregularidades que la Centralita había encomendado a los enviados corroborar. Tal y como estaba la situación seguro que podría sacar alguna información confidencial de los enviados.

“Muy bien, contralmirante McPherson,” Comenzó a hablar uno de los enviados. “háblenos acerca de sus investigaciones.”

“Bueno, el sujeto está respondiendo muy satisfactoriamente a las pruebas de pluralidad y ya estamos realizando los primeros experimentos sobre él…”

“¿Se refiere al preso número 081087?” Inquirió otro de los enviados.

“Si, correcto. Los primeros informes demuestran que está listo para pasar a cuatro, aunque esperamos incrementar ése número en unos pocos días más. Seguramente, con el tiempo suficiente y el entrenamiento apropiado, el número no será un problema en el futuro.”

“Entiendo, entiendo…” Respondió el enviado, quitándole importancia a la declaración de McPherson. Cada vez eran más claras sus intenciones. Tras una larga pausa el enviado comenzó a hablar en clave seis-qu. “Escuche, como asistente a las reuniones de la Centralita, usted ya estará al corriente de ciertas… anomalías producidas por uno de los insurgentes más buscados de la Autoridad, ¿me entiende?”

“Si. Perfectamente.” Respondió McPherson en clave seis-qu para demostrar que conocía el protocolo de encriptación. “De hecho, me encontraba redactando unos informes con el inventario actual antes de que ustedes llegaran…”

“Es suficiente.” Interrumpió bruscamente otro de los enviados. “Solo para compaginar nuestra información, cuéntenos todo lo que sepa sobre el asunto.”

El contralmirante McPherson, como cabeza de la comisión de Investigaciones englobada en la división de Inteligencia, no estaba acostumbrado a mostrar todas sus cartas, sin embargo, debido a que se estaba dirigiendo a unos representantes de la propia Centralita no tuvo más remedio que resignarse y, de mala gana, comenzó a hablar.

“Hace tres meses, se comunicó el robo de una de las naves más rápidas de la Autoridad, una goleta de dos mástiles llamada Fenris. Se nos informó que a bordo sólo había un único tripulante…”

“Ahórrese los detalles. Sabe perfectamente que no nos han enviado por eso.” Replicó enfurecido el enviado. “Cuéntenos lo que sepa sobre los Agujeros de Spunkmeller.”

Los otros cuatro enviados se estremecieron por un instante al escuchar ése término. Con un profundo gesto de desagrado, el contralmirante McPherson cambió el tema de su declaración. Aquella situación no le gustaba, la balanza se acababa de inclinar hacia el otro lado y ahora eran los enviados quienes querían obtener información de él.

“La doctora Pandora Spunkmeller fue una de las mejores mentes de la comisión de Investigaciones como jamás ha visto la Autoridad nunca antes. Su estudio sobre las aplicaciones prácticas de la alquimia la situó como directora de la comisión, ocupando el cargo que tomó mi predecesor tras la desaparición de ésta.”

Los enviados de los Altos cargos escuchaban atentos sus palabras, desviando ocasionalmente la mirada a los informes que había sobre la mesa para contrastar las palabras del contralmirante. McPherson no podía hacer nada más que seguir hablando.

“Durante los años que dirigió la comisión siguió realizando sorprendentes descubrimientos, especialmente el de una nueva faceta de la temporalidad: los paralelismos. Spunkmeller trabajó muchos años en la localización y el estudio de unos extraños fenómenos en los que la realidad se solapaba.”

“¿Cómo dice?” Exclamó uno de los enviados.

“Según sus estudios, el continuo espacio-temporal de la realidad no es único. Los extraños fenómenos que estudiaba la doctora Spunkmeller eran anomalías producidas por la interferencia de esta realidad con otros planos alternativos de si misma. Ustedes conocerán algunas de las viejas leyendas de marineros sobre barcos fantasmas ¿no es cierto?” Preguntó el contralmirante McPherson con la intención de aclarar un poco a qué se refería. “Pues siguiendo las teorías de la doctora, ésos barcos eran proyecciones de una realidad alternativa sobre nuestra realidad.” McPherson comenzó a preguntarse mientras hablaba por qué la Centralita se empeñaba siempre en enviar a gente no cualificada para las inspecciones sorpresa. “Tras muchas investigaciones la doctora Spunkmeller consiguió aislar tres agujeros que conectaban con otro plano espacio-temporal, así que se decidió llamarlos Agujeros de Spunkmeller. Verán, hasta ese momento se sabía que las leyendas de los marineros sobre barcos fantasmas y demás historias no eran más que proyecciones de una realidad alternativa a otra, nada más. Lo que la doctora aisló eran lugares desde los cuales se podía cruzar de un lugar a otro, pero la Autoridad consideró demasiado arriesgado permitir el paso a intrusos o posibles invasores, por lo que decidió confinar esos Agujeros en distintas cámaras de seguridad repartidas por el mundo.”

El contralmirante McPherson hizo una pausa para dejar tiempo a los enviados de la Autoridad para contrastar sus palabras con lo que fuese que tuvieran escrito en sus informes. Además, ya había hablado suficiente. La historia de los Agujeros de Spunkmeller les calmaría un poco y, seguramente, les haría olvidar lo que viniesen buscando.

“Todo eso está muy bien,” Repuso el enviado más anciano de los cinco con el ceño fruncido y una astuta sonrisilla que revelaba claramente sus intenciones. “pero ahora cuéntenos qué ha sido de esos tres Agujeros que se aislaron. ¿Dónde están?”

“El primer Agujero no era más grande que una canica, de hecho, sus bordes parecían obra de las mordeduras de un gusano. Se aisló dentro de una bola de cristal y está bajo la custodia de los Cuarteles del Sur. El segundo Agujero resultó ser más grande, de forma cuadrada y con unas dimensiones parecidas a las de un cuaderno de bitácora. De ése segundo Agujero sé más bien poco, creo que lo tienen los Cuarteles del Oeste y que disponen de un permiso especial para trabajar con él y seguir investigando.” No era frecuente ver al contralmirante McPherson sudando pero esta vez no pudo evitar ponerse nervioso, ni pudo impedir que algunas de sus palabras se trabaran antes de pronunciarlas. “La doctora Spunkmeller estuvo trabajando con el tercer Agujero aquí, en la comisión de Investigaciones. Éste último Agujero era considerablemente más grande y logró ubicarlo en un cofre. Tras la desaparición de la doctora todos los proyectos relacionados con ése tercer Agujero se cancelaron y el cofre fue guardado en la cámara con el nombre de Cofre Pandórico en la lista de inventario.”

Los enviados de los Altos Cargos comenzaron a cruzar miradas entre ellos. Unas eran de satisfacción, otras, de asombro. El contralmirante McPherson agachó la cabeza lleno de vergüenza antes de añadir una última frase.

“Hace tres meses el ladrón de la Fenris zarpó desde los muelles de la comisión de Investigaciones con el Cofre Pandórico en la bodega.”

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

22 11 2007
Vircof

Por fin actualizas, pedazo de vago xDDDD
Ale, tu a seguir asi, dejate de amigos, clases o curro, tu solo escribe esto xDDD

23 11 2007
JeSuLe

Qué! Y yo no salgo?

Planos espaciales usperpuestos…. barcos fantasmas…. Sabias que es es el argumento de Zelda Phantom Hourglass par DS?

Ale

23 11 2007
Maese Fangorn

¿Qué? ¿Que pasa? ¿Teneis algo que decir? ¿Alguna idea o sugerencia? ¿Eh? ¿Algún otro comentario que querais añadir? No sé, cualquier cosa… ¿Eh? ¿Alguna cosa para que esto esté como a sus majestades les plazca?
¿Creeis que es fácil? ¿Creeis que esto es sentarse y que las ideas vayan viniendo? ¿Eh? ¿Os pensais que esto es abrir la sesión y escribir? ¿Ponerse delante de la pantalla y ya está? ¿A seguir escribiendo? ¡No teneis ni p_ta idea de lo que es esto, j_der! ¡No te neis ni la mas remota idea!
¡Me he tirado semanas, c_ño, semanas! Escribir todo esto me ha llevado casi un j_dido mes entero! ¡Un j_dido mes! ¡He estado un mes pensando en acabar las p_tas Terceras Crónicas! ¡Durante todos estos días no he hecho más que pensar en la p_ta historia! ¿Y sabeis una cosa? No penseis que no he tenido otra cosa que hacer, no. ¡He estado hasta el j_dido c_lo de trabajo! ¡Llevo un h_evo de tiempo sin para, j_der! ¡Tengo que hacer cosas en la p_ta universidad, tengo que hacer cosas en la p_ñetera Escuela de Idiomas, tengo que ir a currar cada p_to fin de semana como un g_lipollas a una horas que no sabeis ni que existen, j_der!
¡Asi que no me vengais con: “Venga, tio, si no te cuesta nada” o “Vaya contigo, tio, a ver si lo pones al día” o “A mi me molaría salir más, a ver si me sacas más” ni demás g_lipolleces por el estilo! ¡Porque os recuerdo que somos cuatro, podeis contarlo si quereis, vamos adelante, contarlo! ¡Somos cuatro los que tenemos que salir en la historia y Chicho no se ha quejado de nada, no se ha quejado ni una p_ta mierda! Además, no sé si os habreis fijado pero, igual son figuraciones mías, no se si os habreis fijado ¡pero yo no tengo dibujo!
¡Toda esta j_dida historia tiene un p_to Capitán, que soy yo, y el p_to Capitán todavía no ha sido dibujado! ¿Y sabeis por qué? ¡Seguro que ni se os ha pasado por la cabeza pensar por qué! ¿Por qué el p_to Capitán no tiene un j_dido dibujo? ¡Seguro que no lo habeis pensado! ¡Seguro que no se os ha ocurrido pararos a pensar en ello! ¡Pues os lo diré! ¡Porque no he tenido ni un j_dido momento de descanso! ¡Llevo semanas sin parar! Y, como comprendereis, a estas alturas ¡me suda la p_lla lo que digais! ¡Me suda la p_lla los “Ey, tio, sácame más” o los “Eso es un plagio de tal videojuego”! ¿Y a que no os podeis imaginar por qué? ¡Porque para respetar la línea argumental tu personaje no puede estar en dos sitios a la vez y porque me da igual que digas qué videojuego cuando sabes que no he visto algo asi en mi p_ta vida, j_der!

Y ahora…

… a la mierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: