Diario de a bordo XVI

11 09 2007

Fecha estelar: 17 de Junio 2007, 13:05

Una vez que Vircof hubo subido todas sus cosas a la Fenris, aboné las tasas de reparación del barco y alquiler del muelle y levamos amarras. Bordeamos la bahía para recoger el equipaje que había lanzado con el cañón gigante y continuamos hasta encontrarnos en mar abierto.

Mientras dejábamos las costa atrás, mostré a Vircof su camarote y, por si acaso se le ocurria la temeraria idea de experimentar con nuevos explosivos mientras estuviera a bordo, habilité una pequeña pero robusta mesa de laboratorio en la popa del barco, con un pequeño habitáculo para evitar el viento y las salpicaduras del oleaje. Recuerdo que Vircof me preguntó de dónde había sacado la mesa.

También aproveche para enseñarle los cuatro cañones ligeros que tenía apostados a lo largo de los laterales de la nave en dos bandas de a tres y los dos cañones de proa. Aunque no superaban en envergadura al gigantesco cañón que tenía en el jardín posterior de su casa pareció satisfecho cuando se asomó a echarles una ojeada. En un rincón de la reducida apertura a la proa por donde asomaban los cañones se encontraban un par de cajas con pólvora corriente y unas cinco o seis balas macizas, ahora no recuerdo exactamente el número, no había bajado a aquel lugar antes.

“¿No tienes bolas huecas?” Preguntó Vircof extrañado.

“Hasta donde sé, tu eres el único que utiliza proyectiles huecos en los cañones.” Esta frase le dejó claramente sorprendido. “Lo normal no es lanzar bolas huecas. Lo normal es lanzar bolas macizas que agujereen los barcos con su impacto, nada de explotarlos.” Hubo un pequeño intervalo de tiempo en el que ninguno de los dos dijo nada.

“Pues me vendría bien tener un puñado solo por si acaso.”Sugirió aparentando indiferencia y dándose la vuelta para salir del cuartucho y examinar los otros cañones. Estaba claro que mi comentario acerca de que posiblemente él era el único artillero especializado en proyectiles vacíos de todo el planeta le había afectado.
Unos minutos después ya nos encontrábamos en alta mar con un suave viento soplando desde estribor. Había bloqueado el timón con rumbo noroeste para salir a pasear por la cubierta. Subí por el palo de trinquete hasta la cofa para despejarme un poco mirando el horizonte.

Apenas si llevaba quince minutos allí arriba y, cuando me estaba empezando a adormecer, unos bultos empezarona sobresalir por babor. Apenas imperceptibles al principio, luego tomaron forma de barco. Se asemejaban a una gran partida de pesca, como las de las grandes compañías de pescadores, pero me extrañó que se adentraran tan mar adentro. Un segundo vistazo me confirmó que aquellos no eran barcos de pesca. Eran galeones. Galeones de la Autoridad. Nos estaban dando alcance.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

12 09 2007
Vircof

Maaaas, kiero mas, kiero mas, kiero mas xDDD
Sigue tio, que a mi me gusta xD

13 09 2007
Maese Fangorn

Oye, que estoy pensando en a ver si me pongo a dibujarlo bien en plan comic en serio, pero si le pongo muchos detalles luego, a la hora de entintar, es más trabajo asi que yo paso. A no seeer… que alguien haga de entintador. De ser así me lo pondría a ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: