Diario de a bordo XIII

28 07 2007

Fecha estelar: 16 de Junio 2007, 21:30

Tras la demolición de su hogar, regresamos por el mismo sendero por el que vine antes pero, esta vez, con más ligereza. De vez en cuando Vircof se detenia a recoger algunas hojas o frutas silvestres que me ofrecía.

“Cuando me expulsaron de la Villa, estuve cerca de un mes comiendo sólo bayas, hasta que el huertecillo que cultivé comenzó a dar resultados… Joder, no recuerdo que pasara nunca tanta hambre como la que pasé aquel primer mes.” Estaba bien que me contara cosas como esa, era señal de que comenzaba a gustarle la idea de empezar una nueva vida.

La llegar a la Villa decidió esperar fuera, a las puertas, para evitar que nadie le reconociera. Pensaba que tres años no eran los suficientes como para que la gente olvidara lo que sucedió con su casa y su padre. Asi que entré yo solo.

Esquivando las preguntas del vendedor, extrañado de que un único individuo comprase dos caballos, conseguí equiparme con dos corceles y, mientras los preparaban, calmé mi sed en una fuente cercana. Es importante que me mantenga hidratado en todo momento para poder conservar mi flexibilidad. Diez minutos después, Vircof y yo nos encontrábamos camino a Ishbal, donde con toda seguridad ya tendrian reparado mi barco y podríamos partir al momento.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: